juanimesaexposito

Aprender a convivir: inteligencia emocional, social y educación en valores

Dra. Juani Mesa Expósito


4 comentarios

Las emociones son reales, naturales y legítimas

Mencionar el término Inteligencia Emocional hace que la gente en muchos casos, suponga que estamos hablando de la alegría, de la felicidad, de ser positivos, etc… Nada más lejos de la realidad. Hay que incluir también a las emociones, sentimientos y estados de ánimo que denominamos desagradables como el disgusto, la tristeza, la pena, la frustración, el miedo, la culpa, la soledad, la vergüenza, la apatía, el desamor, la desilusión, la envida, los celos o el odio, por nombrar algunos.

Decimos que una persona es inteligente emocionalmente cuando es consciente de toda su vida emocional: le pone nombre a lo que siente, comprende por qué lo siente y es capaz de gestionarlo y salir adelante creciendo en el proceso.

Todas las emociones son reales, no las inventamos; son naturales, pues venimos preparados como especie para responder a los acontecimientos de la vida con una respuesta emocional adecuada, y son legítimas; es decir, tenemos derecho a sentirlas, a expresarlas y a aprender a gestionarlas.

Dra. Juani Mesa Expósito

Sin embargo, esta educación sexista  en la que estamos inmersas nos impide expresar toda la paleta emocional tanto a las mujeres como a los hombres. A las mujeres, nos ha prohibido expresar la ira, a pesar de que es la emoción básica para defender nuestra dignidad. No se trata de ser agresiva o violenta. Se trata de usar la energía que  nos da el enfado para decir BASTA: para defender nuestros derechos, sentimientos, creencia, ideas  y marcar límites. Es lo que mi querida madre llamaba  darse a respetar.

La realidad es que muchas mujeres inhiben el enfado  y acaban sumisas, esperando evitar así el conflicto, o ser aceptadas por consentir en ser como los demás esperan de ellas. El precio de esta renuncia a defender la dignidad es la destrucción de la autoestima, la dependencia emocional, la tendencia a establecer relaciones de dominio-sumisión y desgraciadamente, a acabar como víctimas de maltrato.

Dra. Juani Mesa Expósito

Desafortunadamente, a los hombres tampoco les ha ido mucho mejor. A ellos se les ha prohibido la tristeza: “los hombres no lloran”, y el miedo: “los hombres no son cobardes”. Tienen prohibido llorar, ¿Hay alguien a quien esto le parezca sano, inteligente emocionalmente u honroso? Desde mi punto de vista, lo que subyace ante la represión de la tristeza y el miedo en un varón es homofobia. Es decir, la creencia errónea de que si un varón muestra sensibilidad o debilidad ( no son sinónimas), es que no es lo suficientemente hombre, ¿Alguien me quiere explicar qué tiene que ver la inteligencia emocional con la identidad sexual, la orientación sexual o el desempeño al hacer el amor?

Cuando mujeres y hombres creemos que no tenemos derecho a sentir lo que sentimos o  como me dijo un caso una vez “metí mis sentimientos en una caja y los enterré en el fondo de mi corazón”, sufrimos terriblemente. Tratamos  de disimular lo que sentimos por miedo a que nos hieran aún más, a que se burlen, a que nos vean como frágiles o por no perder poder o posición.

Este dolor emocional reprimido buscará otro camino para expresar que no puede más: nuestro  cuerpo. Son las llamadas enfermedades psicosomáticas (el dolor de la psique se expresará en nuestro soma, que es cuerpo en griego). Se calcula que aproximadamente el 80% de las enfermedades que padecemos a lo lago de la vida tienen un origen psicosomático. Sólo un 20% serán por contagio (como la gripe estacional) o por accidentes (caerse y romperse la cadera, por ejemplo).

¿Cuándo daremos a nuestras niñas y niños una verdadera educación emocional  y afectivo-sexual igualitaria y estable para que sean mujeres y varones sanos, capaces de afrontar la vida sin enfermar ni agredirse?.

Dra. Juani Mesa Expósito

 

 

 

 

Anuncios
AGENDA OCTUBRE-NOVIEMBRE 2018. Dra. Juani Mesa Expósito


Deja un comentario

Agenda Octubre-Noviembre 2018

           Cuando comienza el curso escolar comienza el año. A pesar de que existe un 31 de diciembre muy celebrado, lo cierto es que iniciamos el año con la agenda escolar. Tras el verano, nos proponemos de todo con ganas e ilusión (y mirando el bolsillo). Desde bajar de peso, ir al gimnasio, hacer formaciones, potenciar una afición, hasta encontrar un trabajo nuevo… La oferta es muy variada. Así que yo también haré lo propio: propósitos personales y profesionales y además, una apretada agenda formativa. Aquí va  lo más destacado de estos meses:
OCTUBRE
• Impartiré la Conferencia: ”Educación en Valores e Inteligencia Emocional” dentro del II Encuentro Regional-Workshop Islas y Municipios Promotores de Salud (consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias), que se celebrará el 15 y 16 de octubre en el Teatro Víctor Jara en Sta. Lucía de Tirajana (Gran Canaria).

• Conferencia abierta al público en general “Salud e Inteligencia Emocional” en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria).

• Curso a profesorado de la Universidad de La Laguna “Inteligencia Emocional, Autoestima y Prevención del Bournout Profesional” a través del Vicerrectorado del profesorado de la ULL.

• Curso para personal sanitario del Hospital de Fuerteventura “Mejora de la comunicación a través de la Inteligencia Emocional”.

AGENDA OCTUBRE-NOVIEMBRE 2018. Dra. Juani Mesa Expósito

A pesar de que existe un 31 de diciembre muy celebrado, lo cierto es que iniciamos el año con la agenda escolar

NOVIEMBRE
• Tres cursos de 12 horas cada uno, para profesorado de Educación Secundaria, dentro del Proyecto de Mejora de la Convivencia (PROMECO)  de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias a impartir en el CEP de La Laguna, CEP del Sur de Tenerife, y CEP de S. Sebastián de La Gomera durante todo el mes de noviembre.

• Conferencia “Qué es la Inteligencia Emocional” para el alumnado residente de enfermería y medicina de la Unidad Docente del Hospital Universitario de La Candelaria.

             Diciembre con su puente de La Constitución y las Navidades será para escribir y preparar las siguientes formaciones y viajes que nos traerá el año 2019. Feliz principio de curso 2018-2019.


7 comentarios

Agridulce Navidad

Hace unos días, estando en mi agencia de viajes habitual, la amable y eficiente trabajadora me preguntó cuando ya me iba, “¿Y… cómo se te presenta la Navidad, Juani?” No me esperaba la pregunta y dudé unos milisegundos si ofrecerle una respuesta políticamente correcta o la verdad. Opté por la segunda y mirándola a los ojos le dije “agridulce: porque ya hay muchas ausencias en mi vida”.

Nos faltan seres queridos en prácticamente todos los hogares. El duelo es muy difícil en esta época del año. Cada persona lo vive de una manera muy personal y hay que respetar su tempo, sin juzgar, sin forzar la sonrisa que no apetece y sin dejar de acompañarla. A medida que pasen los años, se hará más llevadero, pero los echaremos de menos igualmente, aunque ya no los  lloremos.

La Navidad, fiesta donde se nos remueven los sentimientos: con soledades y ausencias. Saberlas gestionar forma parte de la Inteligencia Emocional.

La Navidad, fiesta donde se nos remueven los sentimientos: con soledades y ausencias. Saberlas gestionar forma parte de la Inteligencia Emocional.

Es importante recordar a las personas ausentes en estas fechas, brindar por ellas, por lo que nos dieron en vida, por la  huella que han dejado en la nuestra. Y brindar porque estamos vivos y seguimos teniendo la oportunidad de sentir y compartir la vida juntos.

También hay ausencias porque tenemos gente querida enferma, en hospitales, en residencias, en cárceles o viviendo lejos. O también, hay gente que puede estar en casa pero ausente, diferente, desconocida para los suyos por el efecto de una enfermedad tan terrible como el Alzheimer, por ejemplo.

Otra clase de ausencia y también dolorosa, es la de la gente que se ha peleado. Que se amaron y tuvieron, o no, hijos e hijas y hoy no se pueden ni ver. También hermanas y hermanos, padres, madres e hijos o familia política con la que algún día se tuvo más cercanía y hoy ya no se hablan.

Si llevamos todo el año sin vernos, o mal vernos con tensiones, amenazas y conflictos no resueltos donde la venganza, la envidia, el odio, el desprecio, la vergüenza, la tristeza o el enfado son los protagonistas ¿Cómo vamos a pretender llevarnos bien y celebrar el Amor y la Paz en familia el 24 de diciembre, simplemente porque toca? Fingir ser la happy family es un mal trago que por mucho que a alguien le importe la apariencia social y el qué dirán, se acaba convirtiendo en una bomba de relojería que estalla. ¡Y cómo estalla!

Las luces navideñas nos llevan a nuestra infancia a la ilusión.. pero no nos despistemos, están ahí para que consumamos productos; compremos por cualquier motivo, sin recordar que es un gasto tremendo de energía que mata al planeta.

Las luces navideñas nos llevan a nuestra infancia a la ilusión.. pero no nos despistemos, están ahí para que consumamos productos; compremos por cualquier motivo, sin recordar que es un gasto tremendo de energía que mata al planeta.

Hay quien opta por mostrar lealtad a su bando, con la consiguiente renuncia o aumento del conflicto con el otro lado. Otros prefieren ser falsos y hacer el paripé por compromiso o creyendo que así evitarán el conflicto. Hay quien se enfrenta a la situación creando un conflicto mayor y hay quien prefiere quedarse en casa solo. Lo peor. El castigo más grande para nuestra esencia humana es la soledad. Es el dolor más profundo, esa sensación de no importarle a nadie, de no tener verdaderos vínculos, de estar colgados en el vacío… Sin que nadie nos eche de menos.

Entonces ¿Cómo hacer para llevar mejor estas fiestas? La manera más sencilla es si hay peques en nuestro entorno. Casi sin esfuerzo, se activa nuestra niña o niño interior y revivimos la magia y la ilusión, volcados en hacerles pasar unas fiestas alegres, divertidas y sobre todo, mágicas. Otro día hablaré del consumismo compulsivo que trata de compensar la poca presencia y juegos con muchos regalos caros…

La falsa ilusión de la felicidad consumista no consigue apagar nuestros sentimientos como adultos. Tenemos que ser valientes para reconocerlos, compartirlos y regalar lo que de verdad importa: tiempo de estar y de querer a los demás.

La falsa ilusión de la felicidad  navideña  y consumista no consigue apagar nuestros sentimientos como adultos. Tenemos que ser valientes para reconocerlos, compartirlos y regalar lo que de verdad importa: tiempo de estar y de querer a los demás.

¿Pero y si ya todos somos adultos? Lo primero, ser honestos. A veces lo mejor es que cada uno esté en su casa y celebre solo con los cercanos de verdad. También ser justos para mirar bien a nuestro alrededor, fijarnos en quién de verdad ha estado todo el año a nuestro lado, quién nos demuestra cotidianamente cariño y respeto. Y por supuesto, ser valientes y solidarios para fijarnos en quién está necesitado de apoyo, de calor y de amistad. A esas personas hay que abrirles nuestra casa, compartir la mesa, ofrecer el abrazo y celebrar lo que nos une: que estamos juntos y vivos. Que hoy tenemos salud y un techo. Que estamos dispuestos a luchar una vez más por ser felices, a pesar de las dificultades y ausencias. Que somos capaces de amar y demostrarlo siendo verdaderos hermanas y hermanos de la vida.

 

 


Deja un comentario

Machismo-12, Coeducación-0

Hace algunas semanas tuve la oportunidad de asistir como miembro de tribunal a la tesis doctoral del compañero psicólogo Cristo M. Guerra, en la Universidad de La Laguna. Su trabajo titulado “Las relaciones entre iguales en el alumnado de primaria y secundaria desde una perspectiva de género”, retrata las relaciones entre niñas, niños y adolescentes desde los 8 hasta los 13 años en nuestras escuelas públicas y concertadas y la importancia de cómo los estereotipos de género afectan negativa y discriminatoriamente a su madurez y socialización. Les cuento algunos de los resultados de esta seria y bien hecha investigación.

De izquierda a derecha Dr. Eduardo Martin (co-director de la Tesis), Dr. Jesús Alemán (profesor de la ULPGC y Vocal del Tribunal de Tesis), Dra. Juani Mesa, (quien firma este artículo , profesora de la UB y Secretaria del Tribunal de Tesis), Cristo M. Guerra (Doctorando ), Dr. Ramón Aciego (docente del a ULL y presidente del Tribunal de tesis) y la Dra. Ángela Torbay (co-directora de la Tesis)

De izquierda a derecha Dr. Eduardo Martin (co-director de la Tesis), Dr. Jesús Alemán (profesor de la ULPGC y Vocal del Tribunal de Tesis), Dra. Juani Mesa, (quien firma este artículo, profesora de la UB y Secretaria del Tribunal de Tesis), Cristo M. Guerra (Doctorando ), Dr. Ramón Aciego (docente de la ULL y presidente del Tribunal de tesis) y la Dra. Ángela Torbay (co-directora de la Tesis)

Resulta, oh sorpresa, que el machismo empieza en casa con la elección de los muebles del cuarto del futuro bebé que vendrá al mundo. Son los padres, más que las madres, los que tratan de manera más distinta y marcada a los hijos, para que se comporten “como varones”,  más que a sus hijas. Su efecto a la largo de la vida hace que los hombres sean menos flexibles en cuanto a los roles. Algunos ejemplos; las mujeres no deben mostrar enfado y los hombres no lloran, ni son cobardes; ellos juegan con pelotas ellas muñecas, etc.

¿Se puede diseñar habitaciones más estereotipadas y sexistas para un ser humano?

¿Se puede diseñar habitaciones más estereotipadas y sexistas para un ser humano?

Tanto las madres como  los padres esperan cosas distintas según tengan hijas o hijos. De ellas, se espera que sean buenas en el comportamiento y académicamente se les potencia sobretodo el lenguaje y aprender idiomas. A ellos se les motiva para rendir en matemáticas y en el deporte.

En la escuela también se educa sesgadamente: los docentes refuerzan a los chicos para que tengan éxito y sean competentes y a las chicas les valoran que se porten bien y sean prosociales.

Estos estilos educativos en casa y en la escuela facilitarán que las niñas  y chicas tengan más habilidades sociales, sean más inteligentes emocionalmente y más maduras, pero con baja autoestima. Tendrán menos amistades pero más estrechas y cuando aparezca el conflicto lo expresarán a través de una agresividad no física y sí relacional (aislar, ignorar, difamar etc..). En los niños y chicos producirá que sean poco inteligentes emocional y socialmente, más inmaduros, competitivos, jerárquicos y con alta autoestima. En las relaciones se organizarán en grupos numerosos, jerárquicos y preocupados por ser los líderes y establecer claras relaciones de dominio. Ante los conflictos  optarán por la agresividad física.

Las diferencias biológicas entre niñas y niños no tendría porqué marcar su rumbo como personas de forma limitante ni frustradora.

Las diferencias biológicas entre niñas y niños no tendrían porqué marcar su rumbo como personas de forma limitante ni frustradora.

No sólo esta investigación sino muchas otras anteriores ya han señalado que la solución a la violencia contra las mujeres pasa por la coeducación en casa y en la escuela.

Coeducar significa educar teniendo una mirada hacia las niñas y los niños más allá de su sexo; enseñando y vivenciando la igualdad, la justicia, la fraternidad, la empatía y proporcionando las oportunidades para ser auténticamente ellas y ellos mismos. Cuidando de no influir con falsas creencias y prejuicios sociales limitantes y discriminatorios.

Pero la coeducación parece una moda que hace años pasó  fugazmente por las aulas y que no llegó a nuestros hogares.

Por eso ya a los 12 años llegamos tarde, como muy bien señala esta tesis doctoral, de la que les comentaré más resultados en otra ocasión.

Hay que educar para que cada criatura sea la persona que de verdad quiere llegar a ser, ofreciéndole todas las oportunidades educativas y culturales que tengamos a nuestro alcance. Somos más que un color, un juguete. Más que una X o una Y.

Hay que educar para que cada criatura sea la persona que de verdad quiere llegar a ser, ofreciéndole todas las oportunidades educativas y culturales que tengamos a nuestro alcance. Somos más que un color, un juguete: más que una X o una Y.

La prevención de la violencia contra las mujeres en particular y la mejora de la convivencia y la madurez personal de todo nuestro alumnado en general, pasan por una apuesta real por coeducar desde Educación Infantil y Primaria, para que en Secundaria podamos reajustar y reconducir lo que se nos haya escapado, pero en ningún caso se puede hablar verdaderamente de prevención si empezamos en la adolescencia. Continuar así es perder la partida, como demuestra esta investigación donde el resultado hasta ahora no deja dudas: machismo-12, coeducación-0.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

INTELIGENCIA EMOCIONAL Y LAS HUMANIDADES

Los mejores recuerdos de mi bachillerato, intelectualmente hablando, están relacionados con el disfrute que sentí estudiando Literatura, Historia del Mundo y Contemporánea, Historia del Arte, Música y desde luego, Filosofía. Estas asignaturas englobadas bajo el término Humanidades y que ahora quieren eliminar del curriculum, me abrieron el apetito por saber  y pensar más. Encontrarle un sentido ético y estético a lo que me rodeaba y a buscarle sentido a mi vida. Dar una respuesta a esa gran pregunta de la adolescencia y de la vida; quién soy y qué quiero hacer con mi vida.

Las Humanidades me ayudaron a expresar y comprender los sentimientos recién estrenados en mi adolescencia: la atracción y el placer, el amor y el desamor, la ilusión y la desilusión, la soledad y la compañía, la alegría y la tristeza, el miedo y la rabia, la pasión y el sin sentido, la utopía y la revolución y, cómo no, el compromiso social.

También fueron el salvavidas que me ayudaron a tirar de mí misma, pues ya sabemos que en la adolescencia nos mudamos al Planeta A (=Adolescencia) donde no hay adultos, pero sí pueden llegar sus legados… Yo me llevé a la Generación del 98, a mí querida Gloria Fuertes, a Gustavo Adolfo Bécquer, a Mario Benedetti y a Pablo Neruda.

En la adolescencia nos mudamos al Planeta A (=Adolescencia) donde no hay adultos, pero sí pueden llegar sus legados…

En la adolescencia nos mudamos al Planeta A (=Adolescencia) donde no hay adultos, pero sí pueden llegar sus legados…

También a Montesquieu, Rousseau, Voltaire y la Revolución Francesa y las guerras del S. XX  que estudié horrorizada… Las pinturas rupestres de Altamira, El Partenón, el Gótico, a Gaudí… Musicalmente me acompañaron Carl Orff, Debussy, Ravel, muchos cantautores y Les Luthiers. Estaba absorta con Dalí y Monet, y en Filosofía, Heráclito, Sócrates, Aristóteles, Kant y Simone de Beauvoir, me ayudaron a comprender que todas las personas pasamos por las mismas preguntas pero encontramos diferentes respuestas. Así se alimentó mi  pensamiento crítico, el creativo y sobre todo, la vivencia de los grandes valores universales.

No me imagino un mundo sólo de robots como algunos profetizan. La función principal de esas máquinas es la económica; tener trabajadores que no cobran y sí obedecen. Incapaces de relacionarse y tomar decisiones. Y no dudo que para algunos trabajos, o peligrosos o en los que se requieran pocas habilidades humanas, se irá eliminando a las personas y sustituyéndolas por esas máquinas. Pero lo que necesitamos sobre todo para ser “rentables” es que las siguientes generaciones sean inteligentes emocionalmente; que tengan una buena autoestima, que afronten los fracasos y las decepciones y al mismo tiempo, continúen luchando por sus objetivos y metas.

¿Humanos o robots? Lo que necesitamos sobre todo es que las siguientes generaciones sean inteligentes emocionalmente.

¿Humanos o robots? Lo que necesitamos sobre todo es que las siguientes generaciones sean inteligentes emocionalmente y con valores éticos.

Chicas y chicos capaces de amar desde el consentimiento, el respeto, el placer, la salud, la libertad y la igualdad, sin poseer ni dominar. Que puedan convivir y trabajar con personas con maneras de vivir y de pensar diferentes desde el diálogo, el respeto y la empatía. Gente que podamos llamar cívica; con valores prosociales como ofrecer ayuda, consolar, compartir y colaborar. Y eso no lo lograrán las máquinas. ¡A penas lo logramos los humanos…!. Así que la tecnología podrá estar presente en nuestra vida, pero no sustituirá a las personas.

Tampoco me imagino un mundo donde las personas pasen por la escuela o la universidad y solo hayan aprendido a ganar dinero, a ser winner or loser, a crear negocios, a tener “éxito” (sobre todo si por éxito entendemos robar impunemente como ciertos políticos o entidades financieras).

No me imagino un mundo donde las personas pasen por la escuela o la universidad y solo hayan aprendido a ganar dinero, a ser winner or loser.

No me imagino un mundo donde las personas pasen por la escuela o la universidad y solo hayan aprendido a ganar dinero, a ser winner or loser.

Ni me puedo imaginar una generación de chicas y chicos sin sueños, ni utopías, sin compromiso ambiental y social, sin amor a la poesía, a la pintura, a la danza, a la música, al teatro. Y por supuesto, sin conocer y utilizar éticamente las ciencias y las tecnologías.

Ese escenario sería apocalíptico en términos humanos: personas desesperadamente solas, ahogadas en sus emociones y perdidas en sus relaciones, buscando alivio en realidades virtuales, descuidando sus cuerpos y corazones, tal vez bajo el efecto de las drogas o enajenadas en estados orgiásticos. Al borde del suicidio colectivo.

Afortunadamente hoy tenemos las competencias básicas en el curriculum escolar donde se reconoce la importancia del desarrollo emocional y social y se insta a que se trabajen en el aula.

Manuales del programa de competencia personal y social de Manuel Segura, Juani Mesa y Margarita Arcas.

Manuales del programa de competencia personal y social de Manuel Segura, Juani Mesa y Margarita Arcas.

Y en muchos centros escolares de todo el estado se trabajan proyectos y programas como el nuestro, de competencia personal y social  denominado genéricamente “Ser persona y Relacionarse” programa evaluado científicamente y que  ayuda al alumnado en su crecimiento personal y favorece una mejor convivencia.

Así que la Educación, la Familia y toda la Sociedad, incluidos los poderes públicos tendrán que seguir ofreciendo una educación completa y competente con todas las disciplinas que nos hacen ser una Civilización, para conseguir buenas personas: que sepan relacionarse, pensar, reír, sentir, trabajar, decidir, amar y soñar, o no tendremos futuro. Y por eso para desarrollar la inteligencia emocional, la tolerancia, la empatía y la igualdad,  necesitamos a las Humanidades.

 

 

 

 

Ser popular lleva a la máxima exposición en las redes sociales. Hoy dependemos de la aprobación y el refuerzo social como nunca antes. Dra. Juani Mesa Expósito.


Deja un comentario

Sexo, adolescentes y youtubers


       Tener la oportunidad de hablar de amor, relaciones de pareja y sexo con adolescentes me parece un privilegio. El pasado mes fue muy intenso en este sentido y, como siempre, aprendí mucho. Esta vez he descubierto el inmenso poder de influencia que tiene sobre las y los adolescentes los youtubers. Especialmente en el tema afectivo-sexual. Creo que, junto con el grupo de iguales y el Instagram, son los “influenciadores” más importantes para esta nueva generación. Mucho más que cualquier otro elemento de los mass-media: por encima de la televisión, las series y películas,  las canciones e incluso que el reguetón.

Adolescentes con diferentes pantallas, ¿qué estarán viendo, leyendo o comunicando?. Dra. Juani Mesa Expósito

Adolescentes con diferentes pantallas juntos, pero sin comunicarse, ¿es más importante el que no está presente que el que tenemos al lado?. Dra. Juani Mesa Expósito

          Los youtubers son adolescentes también, varones en su mayoría que desde su habitación abren la cámara de video al mundo para hablar de sus cosas. Da la sensación de que muchas veces improvisan los temas y comentarios, con un afán sobre todo de vacilar y pasar un rato divertido. Usan un vocabulario con coletillas o gestos identificativos que les da cierta “marca personal ”.

Ser popular lleva a la máxima exposición en las redes sociales. Hoy dependemos de la aprobación y el refuerzo social como nunca antes. Dra. Juani Mesa Expósito.

Ser popular lleva a la máxima exposición en las redes sociales. Hoy dependemos de la aprobación y el refuerzo social como nunca antes. Dra. Juani Mesa Expósito.

          Hablan de sus gustos, de lo que han hecho, la música que escuchan (inventan canciones, algunos con mucha gracia), hablan de lo que dicen otros sobre ellos en las redes y algunos hacen sus reflexiones en torno a cuestiones vitales o experiencias personales más íntimas. El objetivo es llegar a la máxima audiencia (tienen entre 3 y 20 millones de suscripciones) para ser el más popular, el más famoso.

         Pero cuando estoy hablando en los talleres  con chicos y chicas de carne y hueso observo cómo esos videos están influyendo poquito a poco en el pensamiento, en la manera de hablar, de vestir, de comer (algunos youtubers tienen publicidad fija de galletas y otro tipo de comida basura que no te puedes saltar si quieres ver el video) y sobre todo, en los valores que influirán en sus relaciones personales.

            Las preguntas que me hacen en los talleres de educación afectivo-sexual tienen que ver con palabras o prácticas que estos youtubers utilizan o comentan y al menos hasta donde yo he visto, reproducen y exaltan fundamentalmente el modelo heterosexual y coitocéntrico. El afecto, el placer, el cariño o el amor son aspectos que, o no aparecen o si lo hacen, es para ser objeto de mofa. Una pena, pues podrían ayudar a crear como adolescentes influyentes que son, un modelo más responsable, autónomo, alegre, saludable y placentero sobre la experiencia amorosa y sexual, y además de ofrecer contenidos divertidos, podrían tener un valor educativo allá donde los adultos no llegamos.

Estar constantemente conectado nos da una falsa sensación de compañía. Así no se vence a la soledad ni se colma nuestra anhelo de estar vinculados con los demás. Dra. Juani Mesa Expósito.

Estar constantemente conectados nos da una falsa sensación de compañía.  Dra. Juani Mesa Expósito.

          Mi otra pena es que muchas dudas que tienen los adolescentes de hoy en día son las mismas que las de generaciones anteriores, que no teníamos acceso ni a educación afectivo-sexual, ni a buenos libros, ni a Internet. Los veo abandonados a la buena suerte del “ensayo y error”, del prejuicio, el estereotipo y el miedo. A vivir la sexualidad desde lo clandestino, lo oscuro, lo obligado o el miedo a la presión de grupo y al embarazo no planificado.

           Cuando nuestras chicas y chicos están totalmente absortos con sus cascos  puestos y viendo videos en su móvil pienso, ¿No tendría que haber habido desde su infancia un adulto que les hubiera hablado de la importancia de respetar su cuerpo, de la ética del consentimiento y el encuentro, de que son las dueñas y los dueños de su biografía amorosa y de placer..? ¿No tendría que haber habido alguien que les ayudara a distinguir entre el vacilón de un video hecho por otros adolescentes y la belleza del encuentro íntimo y respetuoso con otra persona?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dr. Xavier Melgarejo con algunos sus estudiantes del Colegio Claret (Barcelona)


Deja un comentario

Gracias Xavier Melgarejo

Portada del libro Gracias, Finlandia de Xavier Melgarejo

Portada del libro Gracias, Finlandia del Dr. Xavier Melgarejo

         Hoy quiero recordar a un colega de profesión que ha fallecido recientemente y al que le tenía aprecio, agradecimiento y admiración. Algunos de Uds lo habrán leído, pues Xavier Melgarejo era el mayor experto y divulgador en toda España del sistema educativo finlandés y un estudioso, desde la teoría y la práctica, de nuestro sistema educativo. Autor del libro “Gracias, Finlandia” del que ya hay nueve ediciones, Xavier era Psicólogo Educativo, Doctor en Pedagogía, experto en dirección de centros escolares y fue durante más de treinta años el Orientador del Colegio Claret de Barcelona, del que también fue su director durante casi diez años.

         Xavier Melgarejo conocía a cada alumno y cada alumna y era capaz de ver lo positivo que tenían y hacérselo ver a sus familias. Siempre estaba dispuesto a hacerme un hueco en su agenda y desde que conoció nuestro programa de Competencia Personal y Social, creado por el Dr. Manuel Segura, fue un entusiasta del mismo y lo aplicó en las aulas de su centro hasta casi el último año de su vida. Me ayudó mucho en mi tesis doctoral y me abrió las puertas de su centro y de sus aulas y tuve la oportunidad de aplicar nuestro programa Ser Persona y Relacionarse (M. Segura, Edt. Narcea) con su alumnado de la ESO y de investigar los efectos que producía en la convivencia cotidiana de las aulas, en la resolución de conflictos y cómo mejoraba el clima del centro y el rendimiento escolar.

Xavier Melgarejo, Psicólogo Educativo y Doctor en Pedagogía

Xavier Melgarejo, Psicólogo Educativo y Doctor en Pedagogía

 

           Fue varias veces a Finlandia e investigó con pasión  y sin ayuda económica de nadie, tal y como suele ocurrir en este país donde apenas se reconoce y apoya la investigación, menos aún la investigación en las ciencias sociales.

Entrega de la Medalla de Caballero de la Rosa Blanca al Dr. Xavier Melgarejo por parte el embajador de Finlandia en España en reconocimiento a su trabajo y conocimiento sobre el modelo educativo finlandés.

Entrega de la Medalla de Caballero de la Rosa Blanca al Dr. Xavier Melgarejo por parte el embajador de Finlandia en España, Roberto Tanzi-Albi, en reconocimiento  a su profundo conocimiento  y difusión del modelo educativo finlandés.

        Aún así, la clase política lo invitó a ir al Congreso de los Diputados a explicar las mejoras que se podían introducir en el sistema educativo español. Lo tuvieron casi un día entero esperando para darle brevemente la palabra en la Comisión de Educación y al final decirle “muy interesante lo que propone, y creemos que sería lo mejor para la Educación. Pero claro, comprenda que somos de partidos diferentes y no nos vamos a poner de acuerdo”. No tiró la toalla y siguió dando conferencias y divulgando su propuesta.

El Dr. Xavier Melgarejo con su alumnado del Colegio Claret (Barcelona).

El Dr. Xavier Melgarejo con algunos de sus estudiantes del Colegio Claret (Barcelona).

Y un día apareció en su cuerpo un cáncer terrible con el que luchó durante cinco años. Me emocionó su valor para afrontarlo, conocerlo y mirarlo de frente junto con su familia. En los momentos en los que estuvo bien, volvió a las aulas para contarle a su alumnado lo que le estaba pasando. Me contó que hablar con estos adolescentes  fue de las experiencias más interesantes educativamente hablando de su vida. Descubrió que entre su alumnado había chicas y chicos que también tenían a sus padres enfermos, pero  estos no se atrevían a hablar con sus hijas e hijos de sus respectivas enfermedades. Su alumnado le contó que se  sentían solos y sin saber qué hacer o decir. El, les contó su experiencia con sus hijos y les animó a hablar con sus padres. A llorar juntos. A abrazarse y seguir juntos, mientras durara.

Transformar la adversidad del Dr. Xavier Melgarejo.

Transformar la adversidad del Dr. Xavier Melgarejo.

Pero no le bastó con sus clases y decidió explicar su vivencia del cáncer en otro libro que acabó unos días antes de fallecer, “Transformar la Adversidad” (Edt. Plataforma Educativa).

Xavier Melgarejo luchó hasta el final, fue amoroso con todos los que nos interesábamos por él, estuviéramos cerca o en la ultramar. Se convirtió en mejor psicólogo, mejor docente y mejor padre a través de su enfermedad. Su familia está muy orgullosa de él y de cómo decidió vivir y convivir hasta el final, especialmente con sus dos hijos pequeños que han participado de todo el proceso con naturalidad, viviendo todas las emociones y disfrutando de su padre hasta el último momento. Qué fuertes y sorprendentes son los niños si los dejamos participar de la vida y la muerte.

Ha dejado un legado intelectual, científico, educativo y emocional inestimable. Para mí es un héroe y un referente. Ojalá repercuta en la Educación y tengamos unas futuras generaciones mejor preparadas para la vida, tal y como él nos enseñó que es posible a través del ejemplo de Finlandia. Gracias, Xavier.

Entrega póstuma de la Cruz de S. Jordi a la familia del  Dr. Melgarejo

Entrega póstuma de la Cruz de S. Jordi a la familia del Dr. Melgarejo por parte del President de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont.